Accesorios De Madera Para La Decoración De Salas

Estamos en plena era del acero y el hormigón. La faraónica obra pública, muchas veces espejo de la megalomanía de arquitectos y políticos, se basa cada vez más en materiales de ultimísima generación, cada vez más caros, difíciles de trabajar y, lo que es más grave, cuyo resultado a largo plazo se desconoce. Hoy en día es perfectamente posible tener gran cantidad de madera vista al exterior con un mantenimiento. Hay que elegir muy bien los productos y aplicar una secuencia adecuada de protección.

Elementos de madera absolutamente rústicos y que no tengan una función estructural, toleraran un cierto grado de deterioro con dignidad. Aun así, siempre es conveniente aplicar un producto hidrófugo para evitar humedades prolongadas en épocas de lluvia. A la madera se le ha acusado de muchas cosas; no tolera la humedad (¿de que estaban hechos todos los barcos hasta hace apenas un siglo?), es atacada por termitas y hongos (¿Qué material conforma las cubiertas de las viejas catedrales?), no ofrece consistencia estructural (¿de qué estaba hecha la estructura alar del famoso caza Hawker Hurricane que derroto a los nazis sobre lo cielos del Canal de la Mancha, en la Batalla de Inglaterra?). En realidad, la madera es uno de los materiales más extraordinarios que existen, si no el que más. Es hermosa, razonablemente económica, duradera, resistente ya a la vez elástica, magnifica como aislante… Y su explotación racional le otorga el título de materia prima ilimitada. Si tantas son sus excelencias, ¿Cómo es que su utilización es tan limitada?

MADERA Y DECORACION

A vueltas con lo mismo

Siempre que publicamos algún artículo relacionado con la madera nos preguntamos lo mismo y no acertamos a dar una respuesta que nos convenza, porque lo que es cierto es que a todas las excelencias que hemos cantado podemos añadir hoy la de ser un material al que se puede hacer prácticamente imperecedero. Podemos conseguir que la madera no se altere en absoluto ante la humedad, que los rayos del sol no la deterioren, que los hongos y los insectos no pueden atacarla e incluso que no arda. Y todo esto lo conseguimos ayudando a sus cualidades originales con productos específicos.

¿Qué ataca la madera?

Antes de responder a esta pregunta, tenemos que decir  que no se comportan igual dos tipos diferentes de madera ni siquiera las distintas zonas del tronco de un mismo tipo. A medida que crece el árbol, solo los anillos anuales más recientes realizan la tarea de conducir la savia. El interior del tronco queda exclusivamente como sostén, denso y no poroso, y eso hace que sean una madera mucho más dura y resistente que la otra. Esta madera se denomina duramen y la exterior, muy porosa, albura.

termitas 600x450 principal

Cuando la albura se transforma en duramen, queda atrapada en sus poros savia y otras substancias derivadas que ya no pueden circular y que pasan a formar parte de esta madera. Desde antiguo se sabe que el duramen de una misma especie es mucho más resistente que su albura y la investigación de las causas de este fenómeno ha dado origen a la industria de protección de la madera.

¿Por qué se deteriora la madera?

La madera padece por alguna o varias de estas causas: el sol (en forma de rayos ultravioletas e infrarrojos), el agua (lluvia, humedad ambiente o por inmersión), los hongos y los insectos. El sol incide de manera especial en las fachadas despejadas orientadas a exposiciones máximas; esto es y por este orden: sur, suroeste y oeste. Los rayos ultravioletas actúan deteriorando los barnices y los infrarrojos recalentando la superficie. El deterioro del barniz protector y el recalentamiento facilitan la acción de otros factores de degradación, como la perdida de equilibrio de humedad, la acción de la lluvia, etc. Los rayos infrarrojos actúan en función del color de la madera, con un efecto máximo para el negro y mínimo para el blanco. La pérdida de humedad de la madera provoca grietas en el material que favorece el ataque de otros agentes, hongos, insectos, etc.

madera con termitas

Son muchos los insectos que de una u otra forma pueden atacar la madera, pero son relativamente pocos aquellos capaces de causar grandes daños. Estos insectos actúan en la mayoría de los casos como individuos en fase larvaria y en algunos casos como especie sociales, cuyo mayor exponente son las termitas. Donde la carcoma grande ataca solamente a la madera de coníferas. Produce un serrín grueso que permanece mayoritariamente oculto en sus propias galerías. Se detecta por algunos pequeños orificios y por el ruido que hacen al comer. Cualquiera de estos insectos en fase larvaria es capaz de producir graves daños, que en ocasiones solo se detectan cuando es demasiado tarde apareciendo intacta la madera aunque en su interior esta hueca. Se detecta por sus orificios y en algunos casos por el aserrín que producen y el ruido que hacen al masticar. Las termitas son el insecto más conocido y uno de los más dañinos. Aunque son parecidas a las hormigas no son hormigas. Si se habita un edificio con alto riesgo de padecer ataques por estos insectos o bien si desea prevenir o proteger su hogar lo mejor es recurrir a una empresa especializada en tratamientos integrales. Donde además de la clásica lucha contra la proliferación de estos insectos además pueden colocar las presencias de escuchas para detectar la presencia de estos insectos masticadores.

Te Recomendamos mirar los siguientes artículos:

Hasta la próxima!!!

Lcda. Mary Rondón.

Autora del Libro “Poderes Sanadores”.



Deja un Comentario

Leer más
Diseños De Salas Y Cocinas

Muchas veces decoramos y pensamos sólo en adornos y poco se habla de los electrodomésticos que colocaras en esa preciosa...

Cerrar